Casas Modulares Vs Casas Tradicionales

Casa Modular

Una casa modular es aquella que es construida casi en su totalidad, aproximadamente un 90%, dentro de una fábrica para una vez completada transportarla al terreno o parcela donde se va a finalizar.

Las casas modulares se construyen en base a una colocación de una serie de piezas y una estructura divisible. La mayor diferencia de este tipo de construcción con la tradicional es su tiempo de fabricación.

En la casas modulares este factor es considerablemente más bajo que en las tradicionales. Existen múltiples tipos de construcciones modulares que pueden ser de madera, hormigón, acero, contenedores, etc…

Casa Tradicional

La casa tradicional se construye in situ en la parcela del propietario. Esta construcción tiene un tiempo más extenso entre 15 y 20 meses sujeto a imprevistos y a la meteorología ya que se construye en el exterior.

El presupuesto es más elevado y nunca es cerrado puesto que suelen aparecer cambios y contratiempos. Este tipo de construcción requiere que se finalice cada paso antes de empezar con el siguiente.

Esta hecha a medida en cuanto a diseño interior y exterior, mientras que las modulares se suelen escoger mediante catálogo abierto a modificaciones.

Las diferencias entre las casas modulares y las tradicionales son muy notables en diversos aspectos:

  1. Las casas modulares son mas rápidas en su construcción, 3 meses para su elaboración
  2. Tanto las casas modulares como las tradicionales necesitan los mismos permisos para su elaboración
  3. En la construcción modular hay que adaptar la colocación a la parcela mientras que en la tradicional se construye directamente sobre ella.
  4. Las casas modulares son más ecológicas que las tradicionales y más duraderas
  5. Las casas modulares no requieren de obras posteriores, si hay algún defecto o problema se sustituye la pieza sin obras.

En conclusión, las casas modulares ofrecen un ahorro significativo de tiempo y dinero sujeto siempre al tipo de casa que se escoge. Su valor una vez finalizada suele mantenerse más estable dentro del baremo de precios que la casa tradicional. No se deterioran tanto como las tradicionales y durante su ejecución se controlan todos los detalles sin sorpresas ni imprevistos bajo un presupuesto cerrado. Aun así hay que tener en cuenta que es un tipo de construcción emergente que está en constante cambio recorriendo un camino de mejoras hasta alcanzar su madurez.