La construcción industrializada en alza por la pandemia

La crisis sanitaria a nivel mundial que estamos sufriendo desde 2020 ha cambiado las prioridades y las necesidades en muchos aspectos sociales, incluida la importancia que le damos a nuestra vivienda.

Esta pandemia ha supuesto una remodelación económica, sanitaria y mental para todas las sociedades del mundo, y la limitación de libertades y las duras medidas de confinamientos en los hogares han cambiado las prioridades de las personas a la hora de adquirir una vivienda.

Al vernos confinados en casa nos hemos dado cuenta de la gran importancia que tiene la vivienda, en lo fundamental que es tener espacios abiertos, y una casa bien distribuida que haga la vida mas cómoda. Antes de la pandemia, tener una terraza, balcón o una zona verde no era uno de los requisitos fundamentales de los propietarios, pero ahora con esta realidad muchos propietarios han buscado alternativas para cambiar de hogar y que cumpla con los requisitos perdidos durante el confinamiento. Esto ha supuesto un auge de la construcción industrializada.

Mientras que en otros países europeos este modelo de construcción llega a suponer un 61% del sector, en nuestro país, España, su crecimiento hasta ahora había sido lento suponiendo al menos un 1% de la representación del sector.

Casa de madera y obra

¿ A que se debe el aumento de demanda de las casas prefabricadas?

Como comentábamos en párrafos superiores la pandemia sanitaria ha hecho cambiar la mentalidad que teníamos sobre nuestra vivienda y sobre todo las prioridades y expectativas que queremos. Al ver limitada nuestra libertad al aire libre la mentalidad ha cambiado y ahora se buscan viviendas que nos aporten calidad de vida y posibilidades al aire libre.

Todo esto se puede conseguir con una casa prefabricada, pero además hay otros factores claves que han hecho el aumento de la demanda posible, como:

  1. Plazos de entrega mas cortos: así es, la construcción prefabricada tiene una entrega mucho mas corta que la construcción tradicional. Esto supone que en 4/5 meses el cliente puede disponer de su vivienda totalmente acabada. Algo fundamental y decisivo en los tiempos que corren.
  2. Sin imprevistos: al realizarse la construcción íntegramente en una fabrica, esta todo absolutamente supervisado y controlado. Lo que evita fallos en la cadena de construcción o retrasos por condiciones meteorológicas.
  3. Respetuosas con el medioambiente: son casas que no producen tanto CO2 durante su fabricación por tanto su nivel de contaminación es muy inferior comparado con el de una vivienda tradicional.
  4. Amplio abanico de diseños:  las casas prefabricadas proporcionan al cliente una casa a medida con llave en mano. Donde se puede elegir cualquier acabado, diseño o distribución.
  5. Viviendas de eficiencia energética: y por tanto mas económicas. La construcción industrializada permite crear casas de alta eficiencia energética, proporcionando un ahorro constante para el propietario.

Todas estas ventajas unidas a la pandemia del COVID, han abierto los ojos a muchas personas, y se han dado cuenta de que su casa no les gusta o no es lo que necesitan después de tanto tiempo.

Las casas pasivas, las casas saludables, que priman el espacio exterior, la luz y la sostenibilidad se han abierto un amplio espacio en el sector y su demanda no hace mas que aumentar en cuanto se conocen las numerosas ventajas que aportan a sus propietarios y que son determinantes para elegir un hogar en este futuro nuevo e incierto que tenemos por delante.